loader image
Home Columna El correcto uso de los créditos

El correcto uso de los créditos

5589 Lecturas 6 min Lectura

Columna por Lic. Guillermo Vargas Siles

En nuestra sociedad moderna el consumo de corto y largo plazo se ha generalizado mediante la utilización de los recursos propios (ahorro) y con mayor frecuencia el crédito, siendo en muchas oportunidades la única forma de que se puedan adquirir bienes y servicios de gran valor.

Advertisements

Tanto personas como empresas podemos convertir un crédito en una herramienta para lograr nuestros objetivos y metas. El problema con los créditos se presenta cuando no realizamos una evaluación de nuestra situación financiera y donde no planificamos el impacto de un crédito dentro de nuestra economía.

Existen diversos tipos de créditos como lo pueden ser el crédito de consumo, hipotecarios, prendarios, de capital de trabajo de corto o largo plazo.

Cuando una persona va a adquirir un crédito debe evaluar y validar que cuenta con la suficiente capacidad para enfrentar la deuda, además debe considerar el interés que va a pagar, el plazo, la moneda en que será efectuado el crédito, así como su propósito.

En el caso empresarial el propósito del crédito en la gran mayoría de las veces es  para mejorar una deuda ya existente o para iniciar o ampliar un proyecto o negocio, en ambos casos el enfoque debe ser asegurar que la tasa de interés que se pague sea menor a la rentabilidad que van a generar el proyecto (costo de capital más bajo posible), además se debe considerar el costo de oportunidad ya que a pesar de que existe una aversión a la adquisición de deudas las mismas pueden generar una mayor rentabilidad en un negocio.

En ambos casos se debe realizar un estudio de viabilidad del proyecto para garantizar los siguientes aspectos:

  • Viabilidad legal.
  • Viabilidad técnica.
  • Viabilidad de mercadeo y ventas.
  • Viabilidad económica.

Además, se deben considerar otros aspectos como es si la deuda está dirigida a adquirir un bien inmueble ya sea un terreno o una edificación ya que en este caso se debe considerar las posibles plusvalías del proyecto.

A nivel empresarial se debe tener presente la optimización de la estructura de capital, esto quiere decir que debemos tener claro nuestros niveles de endeudamiento y el balance justo entre los recursos propios y los de terceros.

El endeudamiento estratégico puede ser una herramienta de optimización fiscal ya que los intereses pagados a un banco son deducibles (se debe demostrar que los recursos fueron empleados en el negocio). Se debe tener claro que los intereses pagos a compañías vinculadas o relacionadas tiene normas especiales y limites en su deducibilidad bajo ciertas condiciones.

Hoy el gobierno a nivel empresarial está ofreciendo a través de su banca de desarrollo créditos con tasas de interés bajas y con plazos razonables, por lo que,  si una persona o empresa va a comenzar un proyecto y necesita un financiamiento es un buen mecanismo de desarrollo.

De tal forma que el financiamiento en los tiempos actuales se vuelve una necesidad siempre bajo la premisa de una valorización apropiada, donde nuestro acreedor se vuelve un socio financiero que demandará una parte de nuestro negocio, pero en los casos adecuadamente valorados resulta óptimo para poder lograr un crecimiento adicional o el desarrollo de nuevos proyectos y la mejora del flujo de caja. 

Te podría interesar esto.....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: